Sobre TAJO:

“Somos aficionados a la poesía. No somos profesionales. Que eso quede bien claro, pues una buena parte de nuestra crítica es potenciada desde esa perspectiva, desde esos campos abiertos que supone tal condición". (Roberto Bolaño)

sábado, enero 05, 2013

quieres ser escritor?





El gran César Vallejo corría por los tejados parisinos para beber con Neruda y sus amigos. Alfredo Bryce se jactaba de ser el escritor más borracho de su generación… pero, OJO, soy el autor de más de 15 novelas. César Calvo se levantó a Blanca Varela y a Mercedes Sosa, casi casi a Chabuca Granda (Según Maynor Freyre se levantó a todas) Jorge Pimentel fue repartidor de gaseosas durante un año, rezagando el sueño de ser torero en el fondo de botellas no retornables.

Enrique Verástegui tenía unas pesuñas insoportables. Enrique Congrains vendía jabones. José María Arguedas sentía debilidad por las prostitutas. Gregorio Martínez era todo un erudito del bulín. Vargas Llosa, en el Leoncio Prado, traficaba relatos eróticos para sus amigos jeropas a cambio de puchos y centavos. Ribeyro recogía puchos del suelo europeo y se los fumaba con fruición. Javier Heraud se jactaba de ser mejor poeta que César Calvo. Chocano se jactaba de ser mejor poeta que todos. A Juan Ojeda era un desconocido y no se jactaba de nada, una vez se arrojo frente a un tico amarillo buscando la muerte. No murió, no ahí. Ángel Garrido, gran poeta, esta vivo y coleando pero nadie le para bola. A Iván Thays todo la people lo conoce. Es el 666 anti-comida peruana. Carlos Oquendo de Amat no conoció a Iván Thays.

Antonio Cisneros fue insuperable lavando platos en Europa. Beto Ortiz trabajó afanoso en un restaurante gringo. Oswaldo Reynoso fue profesor. Lucho Hernández, médico.

Por cierto, Lucho Hernández (Luchito para los amigos) se arrojó a las rieles de un tren. Alejandro Romualdo murió solo, viejo, loco. Juan Ramírez Ruiz, vate increible, atropellado. José Ricalde aullando bajo su piel chamuscada: se baño de gasolina y se prendió.

A Heraud lo acribillaron. Arguedas y María Emilia Cornejo se suicidaron. Eleodoro Vargas Vicuña, quién decía “viva la vida carajo”, murió hospitalizado, luego de una temporada en el infierno.

O sea, si quieres ser escritor… escapa de tu casa, enamórate, que nadie pueda etiquetarte, sufre, no te corrijas ni te bañes, ama, viaja mucho, ¡vive carajo, vive intensamente!


juliobarcoavalos
Publicado en TFT (diario jovén)

4 comentarios:

pepito dos cañones dijo...

Hasta el webo

Anónimo dijo...

me hizo acordar al poema de charles bukowski, pero al estilo Barquillo..

A. A. C.

Andrés H. dijo...

Ésta es

LIDIA VICTORIA SANCHEZ ZAMORA dijo...

ES INCREÍBLE COMO JULIO BARCO SE INSPIRÓ PARA ESCRIBIR... CADA UNO DE LOS PERSONAJES MENCIONADOS VIVIERON LA VIDA SEGÚN SUS POSIBILIDADES ,SIN VERGÜENZA ALGUNA Y TRATARON DE SER LOS MEJORES EN SU CAMPO,SU HUMILDAD Y LA PERSONALIDAD DE CADA UNO DE ELLOS.
EL TEXTO PRESENTA AL ESCRITOR COMO UN SER REAL ,DE CARNE Y HUESO IGUAL A CADA UNO DE NOSOTROS QUE EVIDENTEMENTE TIENE CARACTERÍSTICAS CONCRETAS.