Sobre TAJO:

“Somos aficionados a la poesía. No somos profesionales. Que eso quede bien claro, pues una buena parte de nuestra crítica es potenciada desde esa perspectiva, desde esos campos abiertos que supone tal condición". (Roberto Bolaño)

lunes, enero 16, 2012

Naufragios de Barrenechea

UNO


Hay una certeza en la poesía joven -o de los jóvenes- la sinceridad. 
Sinceridad que, a veces, incurre en desatino, desliz y otros condimentos impresentables. 
Aunque la sinceridad es el primer requisito para un poema, no siempre lo justifica. Juan Ramirez Ruiz decía que la edad no es una excusa para nada. En fin, teorías de lado, ahí esta y muy vigoroso el primer poemario de Danny Barrenechea: Naufragios.  

En su biografía se dice que no ha ganado ningún premio y que perteneció a un grupo literario llamado Quo Vadis. No más, no menos. Intuyo que tuvo que pasar lo todo joven villarrealino experimenta: la urgencia de formar un grupo siguiendo la estela horazeriana, incluirse en antologías fotocopiadas en blanco y negro y leída a unos pocos buenos amigos, probar la cebada de jirón Cepita, hablar de la poesía hasta por los sobacos y jalar todos los cursos del segundo año. La editorial en la que publica no es importante, es quizá una de esas editoriales jóvenes que pululan en el Perú. 


Un vídeo que la revista Literalgia -de gran calidad y buenos datos- fue el primer acercamiento con Barrenechea.  El poeta aparece en una de las tiendas de Jirón Quilca, cogiendo unos libros, hablando (o gruñendo), dando a conocer su voz.  Parece que increpa contra la postura actual de los poetas, se mofa de sus  ídolos, y destila corrosión. 



Más tarde, en Plaza Francia, fumándose un pucho, leerá sus poemas. 

Una de las preguntas queda en el aire: ¿cuantos de estos libros -dice señalando unas rumas- son de grandes escritores que no conocemos por la maldita crítica? 

(No lo dice, textualmente claro, los interesados vean todo el vídeo, muy recomendable: http://literalgia.blogspot.com/2011/10/danny-barrenechea-septimo-invitado-de.html, la musiquita del final, ese tema de Tiempo de Cerezas le da su corte melancólico)


Volvamos al poemario. 

Siguiendo con esta erudita crítica literaria diré lo siguiente. Abro cita: No es, digamos, la típica poesía barroca que no se entiende ni michí y se difunde a chorros. Tampoco es la poesía media light -aunque muy Luchito Hernandez- que gusta a los adolescentes que sienten mucho. En algunos casos, ni si quiera parece poesía. 

Creo, y tal vez me equivoque, que el tal Barrenechea tiene pocas certezas y, siendo joven, defiende su sinceridad con versos desaliñados: "Yo no escribo versos, los vomito" 
Asegura que Sabina es Dios y que Calle 13 su música de fondo. Y no hay más que decirle Salud por eso. 
Y, como quién paga veinte céntimos de más en la combi y esta a punto de mentar la madre, lanza estos versos vitales:


Te voy a contar los sueños que no ves

esas vidas que están pasado y ni te has dado cuenta
te voy a enseñar a caminar
a saltar
si es preciso sobre el mundo
trotar de ciudad en ciudad. 

Ahora: El camino que sigue es distinto y personal -muy, quizá, muy horazeriano por la calle, con contenido urbano, incluso híbrido con menciones a "Naruto" , etc- pero no siempre termina "gustando". Tiene altibajos y buenos momentos, pero !que bueno que se arriesgue a mandar al carajo a todos!
 Y mandarse al carajo a sí mismo

DOS

Recuerdo lo que siempre repite, ya como un salmo, mi estimado Alex: "La poesía nueva se da por sensibilidades nuevas" 

La poesía nueva no tiene que gustar a todos. Si gusta bien, si no igual.  Quizá aterrar o escupir. Quizá mear. Y esto es lo que hacen algunos poemas de Naufragios: mostrar una nueva sensibilidad. 

(Otro dato-crítica: en la contra portada el poeta Domingo de Ramos da unas palabras. ¿Y qué dice?: pues, se ve que no ha leído el libro y mete puro floro. 
Esto de las contraportadas es un cuento aparte: ¿por qué buscar a los "grandes" para darle palmaditas en la espalda a los "chicos"? 

Lo que me lleva a pensar en Miguel Idelfonso que, por culpa de tantas contra-portadas, termino inventando una manera sencilla de escribir sobre libros nuevos: leer los dos o tres poemas del inicio y ponerse a florear poeticamente de cualquier tema menos el del poemario.  Miguel es de putamadre y no podría negarse. En fin. Felices por aquí, felices por allá.  Eso gusta. La vanidad sigue siendo la madre de todos los poetas. Y los jóvenes buscan eso, que otros hablen flores de sus libros, y mamar de las tetas de alguien más. 
 Eso esTA JOdido, pero como dije, es otra nota... Ah y ¿Domingo de Ramos  es grande? Al menos no lo es de estatura)

Si hay errores ortográficos avísale  a MARCO AURELIO DENEGRI


POR:


Matías Aznar (tajador)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El título de esta nota debería ser: ESTO NO ES UN RESEÑA...

TAJO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javi dijo...

que grande!

http://seleccion-antinatural.blogspot.com

http://detripasrockandroll.blogspot.com

por si quieres echarles un ojo